¿Quién Soy?

Mi foto
Vivo en una piña debajo del mar, En algún lugar dentro del planeta irrealidad..., New Zealand
Pienso que quizá la única virtud que realmente poseo, es la de no conocerme lo suficiente como para que me guste hablar de mi. Yo siento con los dedos y respiro con los ojos, por eso me gusta más respirar en colores y ver en blanco y negro. Verdades hay muchas, pero se saben pocas, y eso es lo que nadie comprende. Prefieren mentirse a ellos mismos que darse cuenta de que viven en una mentira andante, que nadie es dueño de su vida al final, que todos somos esclavos de algo. Yo, lo acepto, y por eso soy libre. Soy como la tinta con la que se escriben palabras en la arena, esperando que el mar las borre... Y me encanta.

¿Cuántos Sois?

martes, 17 de agosto de 2010

Verme Arder

A veces, cuando me permito conciliar el sueño y me despierto en mitad de la noche, no estoy segura de saber dónde me encuentro.
No sé si estos dedos son míos o se me han escapado del cuadro que dejé a medias la noche anterior.
El insomnio me atrapa y me hago un ovillo en los pies de plomo del cansancio. Y me apretujo contra el palpitar, cada vez más pausado, del corazón que, frágil, cansado, construye alas de unos sueños que nunca antes habíamos visto.
Entonces, tampoco estoy segura de si estoy en mi cuerpo o me introduje en otro por una errónea casualidad.
Y me gire hacia un lado u otro de la cama, lo único que noto es la ausencia de consciencia.
No sé si la almohada está mojada de lágrimas o sudor. Ni siquiera si aquella chica que gritaba hacía un rato era yo. Sólo sé que me quedo agazapada en la penumbra de unas horas que pasarán despacio. Muy lentamente, hasta agotarse y dar paso a un día tan predecible como el de ayer.


A veces, cuando me acompañan los pies, subo hasta una montaña alta, desde donde puedo ver toda la ciudad y comprender que realmente somos minúsculos, y no sólo son imaginaciones mías.
Guardo en mi memoria el atardecer para recordar cómo se dibuja un amanecer y me descubro, andando a ciegas, de vuelta a una habitación, perdida entre ficción y realidad finita y tangible.


Cuando las dudas me asaltan y este espíritu de pesimismo se desploma sobre mis ojos nulos, sé que, al fin, vuelvo a ser yo.
Y me quedo dormida sobre el alféizar de mis labios sin carmín.


Eso quieres
que arda como un cometa,
que sea
arrastrada
por una corriente
de átomos invisibles
que se mueven
hacia el polo opuesto.


Tú.


Tú que quieres
que me deshaga
en mariposas de palabras,
alargadas
como sombras,
en las paredes.


Tú que quieres
que me refleje
en una sonrisa
roja
cuarteada
cuando hace frío.


Tú que añoras
abrazarte
a mis párpados
dormidos.


Tú, 
que no eres más que
yo misma
vista
desde el otro lado
del prisma
que es mi mirada
ausente de sueños. 


Viéndome
arder





Montse

14 comentarios:

vainilla dijo...

Bonito penjsamiento :D

Az dijo...

mirada ausente de sueños..
qué somos sin los sueños Duende?
sería como vivir en blanco y negro
o en un mundo sin melodía

un beso

plinnn... dijo...

Sí, necesitamos los sueños:) qué hermoso tu texto:)) muchas gracias por tu comentario:))) muchos besotesssss y muy feliz día:)))

Elfen dijo...

Sigo esperando el dia en el que realmente pueda pensar con claridad despues de leerte para poder decirte todas aquellas palabras que mereces. genial montse...^^

bixitoluminoso dijo...

Duende llevo viendo algún tiempo que tus entradas se tieñen de oscuridad, pero no de la que estalla sino de la que te invade...

Me gustaría que si es negro fuera del negro que explota, pero no de esa que te va atrapando de tristeza sigilosa...

Muaks duende, no se si tendre o no razón pero yo sigo tu rastrito...

Queen G dijo...

siento que he pasado por una experiencia asi u.u
cuando uno se levanta a la madrugada
y no puede volverse a domir
lindo posteo
un abrazo

Ricardo J. Román dijo...

Amiga, debo informarte que mi blog Escritulalia fue inhabilitado por Gmail, así como todos mis otros blogs y mi cuenta. ¿Razones? No tengo la menor idea. Perdí todo, pero aquí ando: http://escritosrotos.blogspot.com/

Besitos.

Mar. dijo...

"Y me quedo dormida sobre el alféizar de mis labios sin carmín." me mató ese final.

Realmente hormoso <3
Besos!

Palpitaciones Fluorescentes dijo...

arrastrada como una cometa, como una de esas construidas con el más fresco viento imaginado, soplándole a nuestro sueños incandescentes, susurrándole variadas maldades.
Me ha encantado:)

Pilar dijo...

los instantes en la noche, cuando el sueño nos abandona de repente se convierten en horas de desasosiego, frío e incluso miedo, ¿de dónde nos sacó la consciencia?

bel dijo...

Tú,
que no eres más que
yo misma
vista
desde el otro lado
del prisma
que es mi mirada
ausente de sueños.

siempre me dejas sin palabras :) noches así también he tenido pero las pastillas para dormir acabaron con ellas.

BESOTEEES

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay que prender en fuego expontáneamente. Que se nos note el calor interno...


Saludos y un abrazo.

Lucia dijo...

Me gusta mucho. ¿Otra gota caída? Esta vez no la sentí llegar.

Saludos! ^^

Beautiful Disaster dijo...

Qué lindo blog, escribes muy bien ^^

te sigo, un abrazo!

Un premio ^^

Un premio ^^
Gracias!