¿Quién Soy?

Mi foto
Vivo en una piña debajo del mar, En algún lugar dentro del planeta irrealidad..., New Zealand
Pienso que quizá la única virtud que realmente poseo, es la de no conocerme lo suficiente como para que me guste hablar de mi. Yo siento con los dedos y respiro con los ojos, por eso me gusta más respirar en colores y ver en blanco y negro. Verdades hay muchas, pero se saben pocas, y eso es lo que nadie comprende. Prefieren mentirse a ellos mismos que darse cuenta de que viven en una mentira andante, que nadie es dueño de su vida al final, que todos somos esclavos de algo. Yo, lo acepto, y por eso soy libre. Soy como la tinta con la que se escriben palabras en la arena, esperando que el mar las borre... Y me encanta.

¿Cuántos Sois?

jueves, 27 de septiembre de 2012

¿ Q u é ?


Piano... Piano... Pasan las horas confundidas con un sinfín de encontronazos y portazos en la cara. No literalmente (aunque casi).

A veces podría asegurar con casi el 99% de fiabilidad que este ritmo de sensaciones me está matando... Otras veces está tan claro, que ni siquiera me paro a pensar en estadísticas.
Cuando pierdo la noción del tiempo, del cómo, del por qué y del mañana, tengo que pararme a meditar acerca de qué estoy haciendo.
Ahí está la clave, mi clave, el qué.

Y no tengo la más mínima idea.



Últimamente me conformo con poco menos que poco, y no es que lo haga por ser menos egoísta, sino porque no pienso realmente que mi persona, mi unidad cuerpo-mente necesite mucho más que aire cargado aunque respirable y puede que varios chicles al día para calmar la ansiedad... ¿Ansiedad? ¡Já! Qué es eso...

Pequeñeces y tiranteces en mis decisiones. Un eterno tira y afloja entre lo que debo y lo que no tengo la más mínima intención de hacer. Sólo soy yo y nunca he aprendido a ser nada más. Y no sé si quiera, o deba, o ambas cosas.



La situación es simple: ya no es que me sienta perdida en el caos que me rodea, sino que me fusioné con él al estilo agua-aceite. Y floto encima. Por encima. Y a nadie le importa.



Seamos sinceros. Ni vosotros me entendéis, ni dije que tuviérais que hacerlo. Sin embargo estar sola es duro. Aunque no más duro que estar gritando en medio de un puñado de gente que no te hace el menor caso. En ese caso, me gusta mi soledad. Me hace fuerte y reblandece esas tiranteces para conmigo misma. Cuando menos me proponía ser una puta obsesa del control, más lo consigo. Ok. ¡Y que vivan las incongruencias!

La verdad es que no sé cuál es la verdad. Sólo se lo que cuento. Y eso es para mi, es mío y nada tiene nada que decir al respecto.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Solo soy yo, afirmas, ¿acaso se puede ser más?

Un abrazo

Anónimo dijo...

быстрые знакомства в иркутске

в [url=http://goooogl]Gooogle[/url] фут фетиш интим исключен
жуткие секс интимные истории

Un premio ^^

Un premio ^^
Gracias!