¿Quién Soy?

Mi foto
Vivo en una piña debajo del mar, En algún lugar dentro del planeta irrealidad..., New Zealand
Pienso que quizá la única virtud que realmente poseo, es la de no conocerme lo suficiente como para que me guste hablar de mi. Yo siento con los dedos y respiro con los ojos, por eso me gusta más respirar en colores y ver en blanco y negro. Verdades hay muchas, pero se saben pocas, y eso es lo que nadie comprende. Prefieren mentirse a ellos mismos que darse cuenta de que viven en una mentira andante, que nadie es dueño de su vida al final, que todos somos esclavos de algo. Yo, lo acepto, y por eso soy libre. Soy como la tinta con la que se escriben palabras en la arena, esperando que el mar las borre... Y me encanta.

¿Cuántos Sois?

domingo, 27 de abril de 2014

Estancada

Hoy me he dado cuenta de una cosa. De una cosa que me ha dolido más que un golpe en el meñique nada más levantarme -que ya es decir-. Más, que cualquier otra cosa que me haya pasado en los últimos meses de silencio y vacío. Me he dado cuenta de que estoy más estancada de lo que creía en un principio.

La gente normal cambia, evoluciona. Pasa de la inmadurez a la madurez, de las frustraciones a la tranquilidad. De lo malo a lo bueno. Yo no. Yo sigo siempre en el mismo maldito lugar. No avanzo. No retrocedo. No asciendo ni me hundo más. No sigo las mismas leyes del mundo, que dicen que todo está en continuo cambio y movimiento. Yo no me muevo. Ni hacia delante ni hacia atrás. Estoy estática. Sigo teniendo las mismas aficiones que antes, los mismos gustos, el mismo carácter... ¿Es que no funciono de la misma manera que los demás? Todos consideran que sus ciclos van acabando a medida que pasan los años. Pero yo sigo siempre en la misma espiral de destrucción. Inmersa en el mismo caos. ¿Algún día dejaré de ser como soy?


Sería toda una proeza, sin duda. Aunque no estoy segura de si sería bueno o malo.
¿Quién sabe? Quizá debería probar a introducir cambios drásticos en mi vida, aunque siempre haya sido reacia a obligarme a mi misma a pensar diferente. Si todos lo hacen, no debe ser tan malo...

O igual no lo sea para ellos, y sí para mi. En cuyo caso sería la primera en hacerlo. Nadie tiene la facultad de hacerme daño tan duramente como yo misma. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sueles decir que te da miedo moverte, que te caerás y te harás daño.

Prueba a moverte. Y esta vez, cuando te caigas, y la siguiente, y la siguiente, sigue moviéndote. No vuelvas a donde empezaste. Párate, llora, y después levántate y sigue adelante.

Tarde o temprano llegarás a otro sitio. Si quieres.

Un premio ^^

Un premio ^^
Gracias!